Tipos de pan para cada alimento

Existen muchos tipos de pan artesano pero todos tienen un denominador común, su sencillez y gran sabor. Dicen que es un manjar de dioses y sin embargo, es uno de los alimentos más simples. Sus ingredientes son la harina, la sal, la levadura y el agua. Se puede elegir el que mejor se adapte a cada comida, porque hay muchas formas de elaborarlo que le aportan diferentes texturas, sabores y olores.

Desde el pan blanco tradicional, hasta elaboraciones más recientes como el de espelta, que está de moda por sus beneficios para la salud. Desde el pan tradicional, hasta los preparados con procedimientos más modernos. Durante siglos, este alimento ha sido consumido en muchos lugares y de muchas formas. Por eso, puede ser interesante saber con qué alimento marida cada uno de ellos.

el amasado previo de la masa de pan

Los alimentos y los tipos de pan artesano

Igual que hay un tipo de vino recomendado para cada comida, algo similar sucede con el pan. Los hay que combinan mejor con alimentos poco sabrosos, como el jamón cocido, y los hay que lo hacen con guisos llenos de aromas y que complementan a la perfección estas elaboraciones.


1. Andalucía y su pan tradicional de picos

Hay un maridaje muy conocido entre los amantes del jamón. Este manjar tiene un exquisito gusto y textura, y en ocasiones se encontraron con un problema: el pan tradicional podía enmascarar su sabor. Por este motivo, algunos decidieron utilizar los llamados ‘picos’. Estos, muy típicos en Andalucía, son pequeños trozos de pan muy tostado y con mucha corteza. Aportan muy poco sabor, pero su textura es excelente para acompañar embutidos o quesos. 

 

2. Cataluña, la panadería artesanal del payés

Este tipo de pan, que aún se elabora en la panadería artesanal de muchas zonas de aquella región, tiene mucha miga y sabor. Por este motivo, está indicado en preparaciones de carne o pescado que tengan salsas o caldos en los que poder mojarlo. Además, una de las formas de uso tradicionales es el pamb tomaquet, que consiste en untarlo con ajo y tomate, y verter algo de aceite por encima con una pizca de sal. Es ideal para acompañar embutidos como la butifarra o el fuet.

 

3. De Francia la baguette y de Italia la chapata. El bocadillo perfecto

Aunque es uno de esos tipos de pan que maridan con casi todo, uno de sus usos más conocidos es el bocadillo. Una baguette, si es pequeña, o la mitad si es grande; tomate y aceite al gusto y el mejor jamón, algo digno de reyes. Francia nos trae el suyo, pero Italia nos permite conocer otro, la chapata, que no tiene nada que envidiarle. Es algo más duro para el que le guste que cruja al morderlo.

En definitiva, un pan para cada alimento y a disfrutar de un manjar. 

Añadir comentario

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios, pero no te preocupes: prometemos no publicar tu correo electrónico ;)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies