Mas que un dulce: pastas flora


En esta ocasión queremos homenajear a uno de los dulces estrella de nuestro obrador: las pastas flora. Podríamos decir que estos pequeños dulces son una especie de galleta crujiente.

Heredamos la receta hace 30 años de un humilde obrador de Valladolid. Nosotros aprendimos a llamarlas pastas flora pero es cierto que tiene una gran similitud con las perrunillas, otro dulce tradicional de la repostería española del que seguro has oído hablar.

galletas hechas con manteca de cerdo

¿Pastas flora o perrunillas?


Las perrunillas son particularmente emblemáticas en la región de Extremadura. También son muy conocidas en Castilla y León y Andalucía. Se preparan antes de Navidad y Año nuevo. Su origen, en algunas ocasiones incierto, se cree que provienen de los famosos dulces de convento que preparaban tradicionalmente las monjas sin darle un nombre específico. Las perrunillas se consumen a lo largo de toda la geografía española y dependiendo de la zona se suelen elaborar con diversos ingredientes y disposiciones aunque por regla general suelen ser redondas.

Perrunillas o pastas flora, dos formas de nombrar a un dulce tradicional que destaca por su sabor y particular consistencia. Tienen una textura arenosa y áspera que se derrite en la boca como si fuera polvo. ¡Sí aún no las has probado tienes que hacerlo porque están deliciosas!

Si quieres aprender a preparar las pasta flora tal y cómo las hacemos en nuestro obrador ¡sigue leyendo! Hemos preparado por un lado la receta original que nosotros usamos habitualmente y por otro una versión integral con ingredientes alternativos últimamente muy demandos por nuestros clientes.

 

Receta, paso a paso, de las pastas flora


Ingredientes

  • Receta original
    • 125 gramos de mantecado de cerdo
    • 80 gramos de azúcar
    • 2 yemas de huevo
      • 1 huevo
    • 250 gramos de harina de trigo
    • 8 gramos de canela
  • Versión integral
    • 125 gramos de manteca de cerdo
    • 50 gramos de panela
    • 2 yemas de huevo
      • 1 huevo
    • 250 gramos de harina de trigo 100% integral
    • 8 gramos de canela

Elaboración

Antes de comenzar a explicar el paso a paso, queremos hacer una aclaración sobre ambas recetas. Las dos siguen el mismo proceso, lo único que cambian en los ingredientes.

Como siempre empezamos precalentando el horno a 185 grados. Es importante seleccionar el modo “calor arriba y abajo”. De esta forma conseguimos que el calor se disperse por todo el horno homogéneamente y el resultado sea una galleta más crujiente. Si tenemos una bandeja de rejilla mejor que una plana. Así  el calor llega directamente a la parte de inferior de nuestras pastas. Recuerda que también necesitamos papel de horno.

Lo primero que vamos a hacer es mezclar la manteca con las yemas. Tenemos que conseguir que ambos ingredientes emulsionen. El resultado de dicha mezcla tiene que tener una textura cremosa, estilo merengue. Un consejo es tener la manteca a temperatura ambiente. Para realizar la mezcla podemos usar una batidora de varillas o si tenemos una licuadora también, pero ¡ojo! Tenemos que mezclarlo a un velocidad baja para que los ingredientes se mezclan y emulsionen correctamente.

Después añadimos la harina tamizada y la canela. Seguimos batiendo. Debería quedar una masa arenosa y compacta. Estilo arena mojada de playa.  Va a ser difícil hacer la masa pero con paciencia se consigue. Incluso si quieres y te es más cómodo puedes pasarte a las manos. Añadimos el azúcar y seguimos amasando.

Una vez tengamos todos los ingredientes mezclados y la masa lista para trabajarla preparamos dos platos. En uno echamos un huevo y en el otro un poco de azúcar.

Ya está todo listo para darle forma a nuestras galletas o pastas flora. Le damos un pequeño pellizco a la masa y hacemos una bola. Es muy importante hacer una bola pequeña y apretarla con fuerza porque luego durante la cocción se expande y dobla su tamaño. Con el dedo presionamos en el centro y mojamos la parte superior en huevo y luego en azúcar. De ahí las iremos colocando en la bandeja (de rejilla). Recuerda poner el papel de hornear. Repetiremos este proceso hasta terminar con la masa.

Tanto las pastas flora tradicionales como las hechas con la receta integral deberán estar en el horno un tiempo aproximada de 15-20 minutos a 185 grados. ¡Cada horno es un mundo! Nosotros te damos esta recomendación pero nadie mejor tú para entender como funciona tu horno. Mientras no te olvides de sacarlas ¡Todo irá bien!

Y por último y no menos importante ¡Qué no te pueda la tentación! Déjalas enfriar. Verás como la masa se asianta y la galleta o pasta flora se torna crujiente y arenosa.

¡Et voilá! Ya tenemos listas nuestras pastas floras, perrunillas, galletas o como las quieras llamar. Disfrútalas con un buen vaso de leche fresca y en la mejor compañía.

Algunos datos curiosos sobre estas recetas


Tal vez cuando leíste “manteca de cerdo” te haya saltado la alarma interna que todos tenemos cuando escuchamos la palabra “grasas” Pues deja las preocupaciones a un lado porque la manteca de cerdo no es tan mala como nos han hecho creer. A no ser que seas vegetariano o vegano que esta receta no es para tí. Los beneficios de la manteca son muchos, siempre y cuando la consumamos con moderación y de forma consciente.

  • Aunque no lo parezca es muy buena para el corazón por su alto contenido en grasas monoinstarudas las cuales favorecen nuestra salud cardiovascular.
  • Es un alimento rico en fósforo y calcio
  • Mejora la fortaleza de nuestros huesos

Si te apetece hacer la versión integral y quieres conocer los beneficios de dicha harina, también tenemos más información para ti. Échale uno ojo al siguiente artículo.

Seguro que te gusta > https://www.chapela.es/beneficios-del-pan-integral/

Nos encantaría conocer tu opinión. Cuéntanos que te ha parecido.

Añadir comentario

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios, pero no te preocupes: prometemos no publicar tu correo electrónico ;)