El arte de amasar

El pan ha sido un alimento fundamental a lo largo de la historia del hombre. Hoy día sigue siendo un producto por excelencia de nuestras mesas, presente en el desayuno, comida, merienda y cena.

 

El oficio del panadero es altamente conocido y respectado por la sociedad. Se caracteriza por ser un trabajo duro que requiere grandes sacrificios. El pan fresco se prepara al día y nunca debe faltar en nuestras mesas. Para ello, el panadero comienza su jornada laboral a las cuatro de la mañana hasta el medio día además de trabajar los días festivos.  Ofrecer un producto de calidad y fresco ha sido desde nuestros orígenes el principal objetivo de la panadería CHAPELA

 

Como queremos seguir manteniendo este oficio, tuvimos la idea de crear una escuela oficial de panaderos. Un centro de formación que enseñe las labores del oficio panadero desde como tratar la harina, los procesos de cocción hasta combinar el diseño con la tradición para conseguir mezclas de ingredientes y texturas que recuerden los sabores de antaño, siempre respetando las recetas tradicionales. Ofrecemos una formación intensiva teórico - práctica.


Llamar

E-mail

Cómo llegar