Una panadería de generaciones

CHAPELA es una familia de panaderos cuyas andadas comienzan a tejerse años antes de la Guerra Civil Española. Todo empezó con el padre de nuestros abuelos. Amantes incondicionales del pan y  panaderos de profesión trabajaron con esmero dicho oficio.  Los nietos fueron quienes decidieron continuar por el camino del pan y los dulces, Francisco Javier Román Herrero  y Guadalupe Espada Cuenca. Actuales dueños de la empresa CHAPELA han dedicado su vida a conservar la tradición y mantener viva la esencia del pan artesanal.

 

Francisco Javier procedente de Valladolid heredó de su abuelo recetas de dulces tradicionales pucelanos tales como la pasta flora. Mientras, que por su cuenta Guadalupe bajo la tutela de sus familiares Merengues, dueños de una panadería-pastalería, aprendió a preparar el conocido borracho de Tarancón además de otros dulces típicos como las rosquillas de anís y las rosquillas fritas. Seremos golosos, nos gusta el dulce, eso está claro, pero nos encanta preservar la tradicción con recetas que trascienden generaciones para que la gente disfrute de los sabores de antaño.

 

La historia de los CHAPELA comienza en el barrio emblemático de San Roque en Tarancón, donde se abrió la primera panadería dirigida por la pareja en aquel entonces. En ese pequeño horno cosecharon experiencia, entusiasmo para seguir trabajando, y como recién casados vivieron sus primeros años de matrimonio. Tiempo después se trasladarón a otro local situado en la calle Murillo por detrás del actual edifio de Hacienda. Fueron seis años de duro trabajo en ambas panaderías mientras se construía la fábrica actual en la avenida Adolfo Suárez, pero antes conocida como la antigua carretera Madrid - Valencia.

 

El nombre de CHAPELA proviene del Padre Bernardino Román, tío de Francisco Javier. Amante incondicional de los puros,  solía llevar siempre una txapela o boina vasca.  De modo que con el tiempo y gracias a su labor en el colegio San Franciscanos de Tarancón, fue siendo reconocido como CHAPELA , al igual que ocurrió con su familia, en este caso el actual dueño de la panadería.

 

Nuestra misión de ofrecer un pan de calidad y dulces tradicionales característicos de nuestra gastronomía, nos ha impulsado a crecer y aumentar nuestras instalaciones.

 


Llamar

E-mail

Cómo llegar