¿Qué es tamizar la harina?

La RAE define tamizar cómo “pasar algo por un tamiz. Depurar, elegir con cuidado y minuciosidad” . En al ámbito de la repostería, a la pregunta qué es tamizar la harina, nuestra definición sería: técnica de cocina que consiste es pasar un ingrediente, normalmente sólido y seco (harina, levadura, cacao, etc) por un colador o tamiz para deshacer dicho ingrediente en pequeñas y finas partículas.

Tamizar es probablemente uno de los términos que más hayas escuchado en repostería pero seguramente sea el de los menos usados. Este es el típico fallo que solemos tener cuando nos adentramos en el fantástico y delicioso mundo de las tartas, bizcochos, galletas y repostería en general. Un buen tamizado es muy importante porque influirá en el resultado final.

Tamizar también se puede entender cómo la acción de espolvorear ingredientes sólidos y finos sobre una elaboración o también para separar sólidos y líquidos com sucede en los purés de frutas donde separamos las pulpa de las semillas.

¿Para qué sirve tamizar la harina? ¿Y por qué es importante?

Cuando tamizamos cualquier ingrediente seco, principalmente la harina, estamos consiguiendo:

  • Deshacer pequeños grumos que se hayan formado.
  • Airear al despegarse las partículas unas de otras. Por ejemplo una harina tamizada introducirá más aire a la masa final que una que no lo está. Esto ayudará a que el bizcocho leve más en el horno y tenga un punto extra de esponjosidad.
  • Eliminar impurezas
  • Mezclar homogéneamente todos los ingredientes secos de la receta.

El objetivo principal de tamizar la harina es incorporar aire a nuestra mezcla aunque también ayuda a eliminar impurezas e integrar bien los ingredientes.

Cuando conoces los beneficios de trabajar con la harina tamizada entiendes de una vez que este paso es imprescindible. Tamizar la harina y/0 todos los ingredientes secos de tus recetas para mejorar tus resultados al 100%.

Pero por ejemplo si vamos a hacer pan o algún tipo de pan enriquecido estilo bollería cuya base es una masa levada como el brioche, no es necesario tamizar. Esto se debe principalmente a la fermentación y el amasado, los cuales se encargarán de disolver por completo las partículas de la harina u otros ingredientes secos.

¿Cómo tamizar la harina?

Es un procedimiento realmente sencillo. Básicamente consiste colocar la harina en el interior del tamiz y darle pequeños golpecitos suaves con la mano. Las partículas se irán despegando unas de otras y las más pequeñas irán colándose por los finos agujeros del tamiz. Las partículas más grandes quedarán atrapadas. Lo ideal es conseguir un buen tamiz. Lo puede encontrar en tiendas de repostería o menaje del hogar.

Utensilios que se utilizan para tamizar la harina

En el mercado podemos encontrar infinidad de utensilios para tamizar: cedazos, coladores, tamizados tipo jarra. Hecho de diferentes materiales como mallas de nylon, de acero inoxidable, de seda, plástico, bambú y con trama diferentes, más gruesa o fina en función de lo que queramos tamizar. Elige el qué mejor se ajuste a tus necesidades pero siempre ten a mano uno en casa.

Más información

En todas las recetas que publicamos recomendamos tamizar las harina. Si quieres descubrir cuales son, solo tienes que hacer clic en el enlace de nuestro blog y empieza a hacer tus propios postres.