¿Qué es la mantequilla?

La mantequilla es un alimento que ha sido duramente criticado a lo largo de los años. Básicamente es un producto de origen lácteo que se elabora a partir de la leche de vaca.

La mantequilla esta constituida por la parte grasa de la leche que se obtiene al batir la nata de la leche, aislando así las proteínas y los carbohidratos. Está compuesta por un 80% de grasa y el resto es principalmente agua.

¿Cuales son las propiedades nutricionales de la mantequilla?

  • Es una fuente de vitaminas A, D, E, B12 y K2
  • Es rica en minerales, principalmente selenio y yodo.
  • Contiene las grasas más complejas que hay (entre los que destacan los ácidos grasos omega 3 y 6 imprescindibles para nuestro organismo.)

¿Y sus beneficios?

  • Es un antioxidante natural. Mejora el sistema inmunitario y es antinflamatoria
  • Fortalece los huesos.
  • Mejora la salud digestiva
  • Favorece la salud del tiroides
  • Su consumo moderado protege contra las enfermedades del corazón y el cáncer
  • Tiene un gran aporte calórico
  • Es tremendamente sabrosa.

Diferencias con la margarina

La margarina suele considerarse un sustituto saludable de la mantequilla pero nada más lejos de la realidad. La margarina está hecha a partir de grasas vegetales y animales y que tras ser sometida a un proceso de hidrogenación adquiere ese estado sólido y untable. ¿Y qué es más sano, la mantequilla o la margarina?

Antiguamente se tenía la idea de que las grasas saturadas aumentaban el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. En ese contexto se desarrolló la margarina, pues ciertamente contiene menos grasas saturadas que la mantequilla. Sin embargo la margarina contiene grasa trans y actualmente se ha demostrado que afecta a la salud incidiendo en los niveles de colesterol. 

Pero ¡ojo! Aunque técnicamente la mantequilla sea más saludable que la margarina, ambas deben consumir con moderación pues ambos son alimentos calóricos.

¿Por qué se usa la mantequilla en repostería?

La mantequilla es un ingrediente muy importante a la hora de elaborar cualquier tipo de dulce. Generalmente aporta sabor, color y textura. Eso no quiere decir que sea un ingrediente imprescindible porque se puede sustituir por otras alternativas como por ejemplo aceites o grasas de origen vegetal (margarina, girasol o de oliva) aunque los resultados serán distintos.

Las propiedades organolépticas de este alimento favorecen su uso en repostería por varios motivos:

  • Aporta sabor a las elaboraciones.
  • Absorbe los sabores naturales y los distribuye de forma homogénea.
  • Influye en la textura. El agua de la mantequilla se transforma en vapor haciendo que las capas que forman la masa se levanten (croissants o masa hojaldradas)
  • Funciona como estabilizante evitando que las masas se hundan.
  • La grasa de la leche de la mantequilla actúa como una barrera natural para impedir la pérdida de humedad.
  • Masas esponjosas. Ayuda a aumentar el volumen de la masa, que será mayor cuanto más porcentaje de grasa sólida incluyamos.

Si quieres entender cómo este ingrediente en las recetas dulces, sigue este enlace. Te mostramos cómo hacer unas galletas de mantequilla básicas. Esperamos que te haya gustado la definición, usos, beneficios y diferencias de la mantequilla.